Oración comunitaria Fin de Año 2013

ORACIÓN COMUNITARIA DE FIN DE AÑO 2013

 

  1. INTRODUCCIÓN

 

Nos reunimos esta noche en oración en este paso del tiempo. Cada momento es tiempo de gracia, pero el paso de un año, de un siglo, de un milenio, tiene relieve especial. Así como hay tiempos fuertes en el año litúrgico, hay también tiempos fuertes en la historia humana.

 

Ese esta celebración queremos orar, es decir, queremos agradecer, queremos alabar, queremos pedir perdón, queremos esperar...

 

Lo que realmente queremos sentir es el paso de Dios por nuestras vidas y nuestra historia. No un paso fugaz, sin consecuencias, sino un paso liberador, un paso enamorado, puede que un paso doloroso y siempre dejando huella, invitándonos a una presencia permanente.

 

El gran paso de Dios por nuestra historia es Jesucristo, que no sólo pasa- su Pascua- , sino que se queda, Jesucristo ayer, hoy y siempre, el que plenifica y da sentido a nuestra vida, el Dios con nosotros. Pensando en él podemos afirmar que todo es gracia.

 

EN SILENCIO AGUARDAMOS LA ENTRADA DEL NUEVO AÑO

    /  CAMPANADAS

 

VIDEO:  Lord, I Need You

 

  1. SE ENCIENDE EL CIRIO (con música de villancico y se recita)

 

Oh Cristo, Redentor del hombre,

Palabra envuelta en el silencio,

Luz que el Misterio revela,

Manantial que apaga la sed del corazón.

Te adoramos aquí presente en medio de nosotros

 

Oh Cristo, hermano del hombre,

Esplendor de todo lo creado,

Vida que brota de maría,.

Sostén de la fatiga humana:

Te adoramos aquí presente en medio de nosotros

 

Gloria, alabanza y honor por siempre

Al Padre, manantial de gracia,

Por Cristo, que ha redimido al mundo,

Unidos por eterno amor:

Te adoramos aquí presente en medio de nosotros

 

  1. LECTURAS:  De la misa de Nochebuena (1ª y Evangelio)

 

  1. HOMILÍA:

 

  1. ACTITUDES ANTE EL FIN DE AÑO

 

  1. ALEGRÍA Y AGRADECIMIENTO.

 

Nuestra primera actitud es de reconocimiento y agradecimiento, de alegría y alabanza. En Cristo se ha desbordado la misericordia divina. Por misericordia se ha acercado al hombre herido y esclavo, le ha alentado con el soplo de la libertad.

         Su gran palabra: perdono, yo no te condeno

         Su gran palabra: venid a mí los que estáis cansados

         Su gran palabra: vosotros sois mis amigos.

Cristo nos ha liberado de la INSATISFACCIÓN, ofrece un agua que apaga definitivamente la sed.

Cristo nos ha liberado de la tristeza, su mensaje es buena noticia, nos promete una bienaventuranza, una dicha, un alegría que nadie nos podrá quitar.

         Ábrete a la presencia de Cristo. Él está aquí, amigo y salvador. Te está perdonando, te está curando, te está enriqueciendo con los dones de su Espíritu. Déjate curar. Llénate de su amor.

         En unos momentos de silencio, repasemos nuestra vida y seamos conscientes de los momentos de alegría vividos en nuestra vida hasta hoy y los que sabemos nos espera en el futuro.

 

VIDEO:  Himno a la Alegría

 

 

  1. CONTEMPLAR EL MAL QUE VEMOS EN EL MUNDO

 

En este momento queremos gritar con el Espíritu de Jesús: ¡ ABBÁ ! . Sin el Padre nada tendría sentido, las promesas serían inútiles, sólo habría desconfianza, el otro no sería mi hermano, la compasión y la solidaridad serían relativas.

Pero el Espíritu viene en ayuda de mi flaqueza y me hace gritar: ¡ABBÁ!

 

     Grito ABBÁ: desde la confianza plena

     Grito ABBÁ: desde la esperanza indestructible.

     Grito ABBÁ: desde el amor más grande.

 

Queremos, en este cambio de año, hacernos eco en el Espíritu de todo sufrimiento y de toda esperanza. Sabemos que hay un exceso de dolor que recorre la historia humana, imposible de comprender.

Somos testigos cada día de este dolor innecesario, cerca y lejos de nosotras, pero siempre cerca, y a veces, dentro.

 

Por eso pensamos y no nos olvidamos…:

 

     PADRE: de los 1.200 millones de hijos tuyos viven en absoluta miseria, dicen que con un euro diario.

     PADRE: de los millones de hijos tuyos que mueren de hambre.

     PADRE: de que todavía reinan en el mundo la violencia y la mentira

     PADRE. De que tus hijos no se aman, viven enemistados y en guerras

     PADRE: De que tu creación maravillosa está siendo ensuciada y explotada

                  …

 

VIDEO:  Far away

 

 

  1. NOS QUEDA LA ESPERANZA

 

Queremos entrar en el nuevo año que tu nos regalas movidos por una gran esperanza. El Espíritu es garantía de nuestra esperanza

 

         ESPERA, CONFÍA, que el Señor es fiel a sus promesas. Lo que dijeron los profetas, lo que cantó María, lo que anunció Jesús, se cumplirá

 

         ESPERA Y REZA, hazlo con fuerza y con fe. Dios se hace esperar, para que nos preparemos mejor, para que lo deseemos más, para que tengamos más paciencia y más fe.

 

         ESPERA Y VIGILA: ten las lámparas encendidas, porque el Señor viene en cualquier hora. Cualquier momento puede ser la hora del Señor, tiempo de gracia.

 

         ESPERA Y LUCHA, trabaja para que tú puedas cambiar, para que todo cambie. Tú puedes aportar mucho para adelantar el Reino de Dios. Puedes luchar contra la injusticia, trabajar por la paz, ofrecer tu ayuda, poner un poco más de ternura y de alegría en este mundo.

 

        Hoy el Señor nos pide un compromiso cierto con el Reino que Él quiere traer a la Tierra. Para eso nos regala su estrella, su chispita de felicidad. Podemos darle la vuelta y leer en alto qué nos dice el Señor o el compromiso que queremos contraer ante Él y la comunidad de cara al año que comienza.

 

 

VIDEO:  Sanctus

 

 

 

 

 

 

  1. UN BUEN DECÁLOGO PARA EMPEZAR EL AÑO:

 

  1. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida en un momento.

 

  1. Sólo por hoy tendré el máximo de cuidado de mi aspecto: cortés en las maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar a nadie sino a mí mismo

 

  1. Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en éste también.

 

  1. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten a mis deseos.

 

  1. Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura; recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria par la vida del alma.

 

  1. Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

 

  1. Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos procuraré que nadie se entere.

 

  1. Sólo por hoy me haré un programa detallado; quizá no lo cumpliré detalladamente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

 

  1. Sólo por hoy creeré firmemente- aunque las circunstancias demuestren lo contrario- que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.

 

  1. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedos de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

 

 

 

                                          (BTO. JUAN XXIII)

 

VIDEO:  “Que nada nos detenga”

 

BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO PERSONAL

 

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::