Moniciones y Homilía Domingo 15º TO A

XV Domingo del Tiempo Ordinario A

 

MONICIÓN DE ENTRADA

En esta Eucaristía, damos gracias a Dios, por lo mucho y bueno que ha puesto en lo más profundo de nuestros corazones. Pero, además, como campo cuidado y querido por Dios, tenemos que dar fruto. Es decir; no podemos quedarnos de brazos cruzados. El Señor nos necesita para que, su Reino, se extienda por tantos lugares del mundo.

 

MONICIÓN a las lecturas

Las lecturas de hoy nos invitan, por encima de todo, a la esperanza. Por mucho que nos empeñemos, sin Dios, no conseguiremos nunca alcanzar la felicidad o los proyectos que quisiéramos. Que el Evangelio que vamos a escuchar nos anime a crecer, a dar frutos, a servir con alegría y, sobre todo, a ser aroma de Dios allá donde quiera que nos encontremos. Escuchamos con atención.

 

Peticiones

1. Por la Iglesia. Por el Papa Francisco, nuestro Obispo y nuestros sacerdotes. Para que no se desanimen en seguir sembrando en medio del campo de la sociedad, del mundo, de las parroquias o de las familias, la alegría de Jesús muerto y resucitado. Roguemos al Señor.

2. Por los padres. Para que sean responsables en la educación cristiana de los hijos. Que no se conformen solamente con abrirnos las puertas del mundo sino, además, enseñarnos los caminos que conducen hacia el cielo. Roguemos al Señor.

3. Por todas las personas egoístas. Por aquellos que sólo piensan en recibir y nunca dar. Por todas las personas que se encuentran tristes porque no alcanzan aquello que se proponen. Roguemos al Señor.

4. Por los hombres del campo. Para que sus intereses sean defendidos por los gobernantes. Para que no olvidemos que, de la tierra, nos vienen los principales alimentos y el sustento del hombre. Roguemos al Señor.

5. Por todos los que han abandonado a Dios y viven a la orilla de la fe. Para que descubran que, con el Señor, se puede ser más feliz, crecer con más vitalidad y conseguir aquello que de verdad merece la pena para ser felices. Roguemos al Señor.

 

 

 

 

LLAMADOS A DAR O  HACER ALGO

Domingo XV (A)

 

¿Qué tal va la cosecha? Preguntaba un turista a un viejo labriego. Bien..pero podía ir mejor. Contestó el propietario. Uno siembra…pero no siempre recoge lo que espera.

 

1. En estos tres próximos domingos, incluido el de hoy, vamos a meditar tres impresionantes parábolas conocidas como las parábolas del Reino.

 

¿Qué pretenden? Ni más ni menos que sensibilizarnos, interpelarnos seriamente en el cómo vivimos nuestra fe y si hacemos algo por transmitirla a los demás.

 

¡Cuántas cosas recibimos de Dios! Hay algunos que dicen que no; que todo lo que son, adquieren, mueven y disfrutan, es fruto de la casualidad o del propio esfuerzo.

 

Los creyentes, sin embargo, sabemos que Dios dirige como nadie esta complicada maquinaria del mundo y que, nada de lo que acontece en él, ocurre sin su consentimiento.

 

Qué bueno sería que saboreásemos la parábola de este domingo. Salió el sembrador a sembrar y, encontró a gente como nosotros. Y por si no nos hemos dado cuenta, nosotros, somos campo y sembradores a la vez. ¿Qué cómo puede ser? ¿Que es imposible? ¡Somos siembra y sembrador!

 

Desde el día de nuestro Bautismo, el Señor, puso en nosotros la semilla de la fe. A continuación, con el paso de los años, en el campo de nuestra vida espiritual, el Señor ha ido depositando, una y otra vez, simientes de su amor, de su Eucaristía, del Sacramento de la Reconciliación. ¿O es que, los sacramentos, no son pepitas de las buenas, de esas  que crecen y nos hacen fuertes frente a tantas adversidades?

 

Pero, como en los campos castigados por la sequía o por la cizaña, también con nosotros ocurre algo parecido: o queremos y no podemos, o dejamos malograr aquello que Dios depositó en lo más hondo de nuestras entrañas.

 

2. ¿Qué tal va la cosecha? Nos pregunta el Señor en este domingo. Que ¿qué tal va, Señor? ¡Aquí nos tienes! Lo intentamos; queremos ser de los tuyos, pero somos muy nuestros; queremos dar la cara por ti, pero tenemos miedo a que nos lastimen; nos gustaría anunciar tu Reino, pero preferimos sentarnos frente al televisor y dejarnos seducir por los anuncios de bienes pasajeros.

 

Es así, amigos; nuestra vida cristiana ha estado muy acostumbrada a recibir. ¿Y cuando vamos a dar? ¿Cuándo nos vamos a sentir comprometidos, y ya que estamos en el Año Paulino, a dar razón de nuestra esperanza? ¿Como San Pablo, sabemos de quién nos hemos fiado? Un campo, como el de los cristianos, no puede estar en permanente vacación. Mejor dicho; una vida, como la de los cristianos, no puede conformarse con mirar hacia el cielo; con esperar a que todo se nos dé hecho. Hemos recibido  mucho y, en justicia y por contraprestación, por amor a Dios y por coherencia, hemos de brindar algo de lo mucho que Dios nos da. ¿Lo intentamos?

 

-Los que sois padres ¿por qué no os involucráis un poco más en la educación cristiana de vuestros hijos? ¿Estáis dando el tanto por ciento que Dios espera de vosotros?

 

-Los que somos sacerdotes ¿anunciamos el Reino con todas las consecuencias o…lo hacemos de una forma dulce y descafeinada para no herir sensibilidades?

 

-Los que sois políticos  o tenéis algún cargo de responsabilidad ¿Lo hacéis para todos o sólo para algunos?

-Los que sois jóvenes ¿sentís, en vuestra vida, algo más que la pura apariencia, las prisas, el disfrute o la fiesta?

 

-Los que sois niños ¿os dais cuenta de lo mucho que otros hacen por vosotros?

 

Un campo, el espiritual, que no se cuida, el día de mañana nos pasa factura.

 

3. Sí; es verdad. Tenemos que hacer todos algo más. ¡Hemos recibido tanto! ¡No podemos guardar, el tesoro de la fe, en el banco de nuestros propios intereses. No podemos consentir que, la semilla de la fe, se pierda por falta de interés, por timidez, por falsas vergüenzas o, simplemente, porque ya no nos hemos preocupado de regalarla con el abono de la oración, la Palabra de Dios, la caridad o la Eucaristía dominical.

 

Por cierto, hoy más que nunca, el sembrador sigue mirando y saliendo a sus campos. El Señor, sigue observando a los creyentes y ¡cuánto espera de ellos! ¡Cuánto espera de nosotros!

 

¿Estamos dispuestos hacer algo por Cristo?

 

Para muestra un botón; miremos a nuestro alrededor. ¡Cuántas almas secas! ¡Cuántos corazones que palpitan con todo y de todo, menos con Dios! ¡Cuánto maligno disfrazado de bienestar aparente!

 

Si, amigos; a tiempos difíciles….cristianos valientes y convencidos. En tiempos de incredulidad; hombres y mujeres que sepan en quién creen, por qué y para qué. Hay que huir del “cristiano bajo mínimos” y lanzarnos con todas las consecuencias, con audacia y entusiasmo, a la siembra de Cristo en el mundo.

 

Y es que, un domingo más, sale el sembrador….y malo será que nos encuentre al “0” por ciento.

_______________________________________________

 

QUIERO, SEÑOR

Ser campo, donde tu mano siembre, y trabajo donde yo me afane.

Ser camino por donde tu te acerques, y sendero por el que otros, al avanzar con ellos, puedan llegar a conocerte y amarte.

 

QUIERO, SEÑOR

Que las piedras que entorpecen tu gran obra las deje a un lado, con la ayuda de tu Palabra

Que la superficialidad en la que navego dé lugar a la profundidad de tu Misterio

 

QUIERO, SEÑOR

Que nunca se seque en mí lo que, en mi Bautismo, Tú iniciaste

Que las zarzas del materialismo no ahoguen la vida del Espíritu que en mi alma habita

Que el sol abrasador, de la comodidad o del materialismo, nunca sean más grandes que mi deseo de amarte, seguirte y ofrecer mi vida por Ti.

 

QUIERO, SEÑOR

Dar el diez, o el veinte o el treinta por ciento por Ti y por tu Reino, más, bien Tú lo sabes, que eres el Dueño de mi hacienda el responsable de mis campos la mano certera de mis sembrados

 

QUIERO, SEÑOR

Que lo que me des, yo esté dispuesto a entregarlo a todos aquellos que todavía no te conocen

 

QUIERO, SEÑOR

Que, siendo campo con tantas posibilidades, metas Tú, la mano del Buen Sembrador, y recojas lo que más necesites para el mundo y para mis hermanos. Amén.