El verdadero sentido de la Eucaristía

Cada misa es un nuevo Viernes Santo
 
Sobre el altar, bajo las especies de pan y vino, el Cuerpo y la Sangre de Cristo son inmolados como en la Cruz para expiar nuestros pecados y alcanzarnos la salvación si aprovechamos su fruto. Basándose en esa identidad entre la misa y el sacrificio del Calvario (no hay más diferencia que el carácter incruento del que celebramos ahora), el autor del vídeo, en esta meditación audiovisual, superpone distintos momentos de la liturgia eucarística con escenas de la película de Mel Gibson sobre la Pasión. 
 
Antes, reproduce un consejo del Padre Pío para asistir a misa: «Transpórtate al Calvario y mantente concentrado en el misterio que transcurre bajo tus ojos». 
 
     Fuente: Youtube (Michael Sestak).