Homilía del padre Damián

Todos nosotros somos conscientes de que caminamos por nuestra vida inmersos en un mar de dudas... y podemos dudar de todo... hasta de que Jesús está y sigue estando siempre a nuestro lado...

 

- La Magdalena lo confundió con el hortelano.

- Los de Emaús con un caminante-

- Hoy piensan que es un fantasma...

Es verdad que no resulta fácil ver y reconocer a Jesús resucitado en nuestra vida...

Y es que la FE se mueve en un claroscuro, se sitúa siempre entre la duda y la entrega confiada... entre el riesgo y la seguridad al mismo tiempo... Es , por tanto normal el miedo y la duda...

Hemos de escuchar: ¿por qué os alarmáis? Soy Yo en persona.

Y es que podemos ver a Jesús en el deseo de vida y amor que nace en nosotros .