Homilía del padre Damián

 
Acabamos de escuchar el relato de uno de los milagros de Jesús..., sabemos que un milagro es aquello que pareciendo imposible se consigue y es que, hacer lo posible es cuestión de voluntad..., sin embargo, conseguir lo imposible exige una ayuda especial de Dios...

 

Aquella gente experimentó la ayuda especial de Dios en un momento de necesidad... Dice el texto que "todos comieron y sobró" ... y es que cuando el hombre es generoso, Dios responde con una generosidad mayor...
 

Para Dios, lo importante no es la cantidad que le ofrezcamos, sino nuestra generosidad al hacerlo... eso fue lo que produjo el Milagro entonces y lo que hoy en día puede producirlo...

 
La gran lección del Milagro que podemos sacar para nosotros, es no ser egoístas, ser solidarios, vivir desde la fraternidad y el compartir...

 

Jesús nos enseña cómo ser un buen cristiano ("Da gracias al Padre" y "reparte").

 

+ Hay muchos que quieren ayudar a los demás sin rezar al Padre, sin confiar en Dios... y acaban cansándose.

 

+ Y hay otros que rezan mucho y comparten poco o nada... no se dan cuenta que su oración no la escucha Dios y se convierte en un simple monólogo, vacía y sosa...

 

No olvidemos que se es más feliz dando y dándose que recibiendo y el Milagro se hará ...