Homilía del padre Damián

Estamos justo en la mitad del verano y hoy de alguna manera se nos propone hacer balance de lo que ha sido el curso pasado y de lo que será el próximo.

 

1- La primera lectura nos ha hablado del desánimo de Elías, el mensajero de Dios, ante la dureza del camino que el Señor le proponía...

A nosotros nos pasa o nos ha podido pasar este curso como a Él, podemos tener la sensación de estar agotados por la tristeza, la desesperación, el desánimo...

Elías confió en Dios y encontró la fuerza en aquel alimento que el Señor le dio...

Hoy mucha gente busca su alimento para el camino en muchos sitios: El yoga, la meditación, el turismo, paseos por la playa, la música...

Nosotros tenemos una buena "lista de alimentos espirituales": los sacramentos, la oración, la formación cristiana ( ¿Con qué fuerzas hemos caminado, o dónde la hemos buscado este curso?)

2- Y ante lo que nos dice Jesús, también nos preguntamos hoy... ¿Con que fuerza hemos caminado , o dónde la hemos buscado?. Me refiero al "deporte nacional" que unos dicen que es el fútbol y otros los toros... y no es así... es la CRíTICA.

Se nos pasa por encima eso que practicamos tanto... : la difamación, la calumnia, el desprestigio, el sentirnos molestos porque el otro no haga las cosas como yo creo que las tiene que hacer...

Y Pablo ante esto y ante el próximo curso nos dice: desterrad de vosotros la amargura, abandonad la ira, los enfados, dejad atrás lo que es malo... Pidamos hoy el Alimento que nos hace fuertes, comprensivos, buenos... imitadores de Dios ahora y siempre...