Homilía del padre Damián

La semana pasada le decíamos a Jesús que no nos marcharíamos de su lado porque la experiencia que tenemos de Él nos dice que solamente en Él encontramos lo que estábamos buscando. Sólo Él nos da la felicidad, nos da la luz para no engañarnos, nos da la misericordia para levantarnos, la fuerza para hacer el bien
 
Y esto se lo tenemos que decir no de palabra sino con el corazón...

 

Y ¿cómo decirle que nuestro corazón no está lejos de Él?, ¿cómo pasar de los sentimientos a la realidad...?.

 

Evidentemente con las obras y el amor a través de las obras que demuestran la "sinceridad de nuestro corazón....":
 

 

1- La Oración, porque nuestro deseo ha de ser estar con Él (como el amado con la amada...)

 

2- El Amor a través de las obras. ( "porque obras son amores y no buenas razones..." ) y de las obras a Él presente en el prójimo.

 

En una cosa y en otra decirle esto lo hago por ti... (por ti rezo, trabajo, perdono, dedico mi tiempo a los demás, me callo esta palabra que puede hacer daño...), como manera de demostrarte que mi corazón está contigo... sabiendo que las palabras, por muy bonitas que sean, se las lleva el viento... pero las buenas obras y la buena intención que he de poner en todo lo que hago te demostrarán que está contigo ahora y siempre...