Leccionario Triduo Santa Teresa

CELEBREMOS NUESTROS SANTOS Triduos de preparación a la Solemnidad de Santa Teresa de Jesús LECCIONARIO Lecturas, salmos y evangelios para las misas del Triduo y de la solemnidad LECTURAS PARA EL TRIDUO Y LA SOLEMNIDAD EN HONOR A SANTA TERESA DE JESÚS PRIMER DÍA ORAR ES TRATAR DE AMISTAD PRIMERA LECTURA DEL LIBRO DE ESTER 13, 8 –11. 15 – 17. En aquellos días, Mardoqueo oró al Señor acordándose de todas sus maravillas diciendo: Señor, Señor rey todopderoso, en cuyo poder está todo; nadie puede resistir a tu decisión si quieres salvar a Israel. Tu creaste el cielo y la tierra y las maravillas todas que hay bajo el cielo. Tú eres dueño del universo, y no hay quien pueda oponerse a ti, el Señor. No te desentiendas de tu posesión, que rescataste para ti, sacándola de Egipto. Escucha mi oración, muéstrate propicio a tu pueblo, y convierte nuestro luto en alegría: para que viviendo, Señor, podamos cantar himnos a tu nombre: no cierres la boca de los que te alaban. Palabra de Dios. SALMO RESPONSORIAL 18 R/. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma; el precepto del Señor es fiel e instruye al ignorante. R/. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón; la norma del Señor es límpida y da luz a los ojos. R/. La voluntad del Señor es pura y eternamente estable; los mandamientos del Señor son verdaderos y enteramente justos. R/. Más preciosos que el oro, más que el oro fino; más dulces que la miel de un panal que destila. R/. Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org EVANGELIO DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 6, 5 – 8. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando recéis no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Cuando tú vayas a rezar entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará”. Palabra del Señor. Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org SEGUNDO DÍA LAS MORADAS DEL CASTILLO INTERIOR PRIMERA LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PEDRO 2, 4 – 9. Queridos hermanos: Acercándose al Señor, la piedra viva desechada por los hombres, pero escogida y preciosa ante Dios, también vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción del templo del Espíritu, formando un sacerdocio sagrado para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo. Dice la Escritura: “Yo coloco en Sión una piedra angular, escogida y preciosa; el que crea en ella no quedará defraudado”. Para vosotros, los creyentes, es de gran precio, pero para los incrédulos es la piedra que desecharon los constructores; ésta se ha convertido en piedra angular, en piedra de tropezar y en roca de estrellarse. Y ellos tropiezan al no creer en la palabra: ése es su destino. Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios para proclamar las hazañas del que nos llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa. Palabra de Dios. SALMO RESPONSORIAL 32 R/. El Señor es mi luz y mi salvación. El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temerá? El Señor es la defensa de mi vida; ¿quién me hará temblar? R/. Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por todos los días de mi vida; gozar de la dulzura del Señor contemplando su templo. R/. Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida. Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor. R/. EVANGELIO DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 14, 21– 26. En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “El que sabe mis mandamientos y los guarda, ése me ama: y al que me ama lo Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org amará mi Padre y lo amaré yo, y me mostraré a él”. Le dijo Judas, no el Iscariote: “Señor, ¿qué ha sucedido para que te muestres a nosotros y no al mundo?”. Respondió Jesús y les dijo: “El que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado; pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho”. Palabra del Señor. Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org TERCER DÍA EL AGUA VIVA DE LA SAMARITANA PRIMERA LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO 17, 3 – 7. En aquellos días, el pueblo, torturado por la sed, murmuraba contra Moisés: “¿Nos has hecho salir de Egipto para hacernos morir de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados?” Clamó Moisés al Señor y dijo: “¿Qué puedo hacer con este pueblo? Poco falta para que me apedreen”. Respondió el Señor a moisés: “Preséntate al pueblo llevando contigo algunos de los ancianos de Israel; lleva también en tu mano el cayado con que golpeaste el río y vete, que allí estaré yo ante ti, sobre la peña, en Orbe; golpearás la peña y saldrá de ella agua para que beba el pueblo”. Moisés lo hizo así a la vista de los ancianos de Israel. Y puso por nombre a aquel lugar Massá y Meribá, por la reyerta de los hijos de Israel y porque habían tentado al Señor diciendo: “¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?” Palabra de Dios. SALMO RESPONSORIAL Is, 12, 2 – 3. R/. Sacaréis aguas con gozo de las Fuentes de la salvación. El Señor es mi Dios y Salvador: confiaré y no temeré, porque mi fuerza y mi poder es el Señor. El fue mi salvación. Y sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación. R/. Dad gracias al Señor, invocad su nombre, contad a los pueblos sus hazañas, proclamad que su nombre es excelso. R/. Tañed para el Señor que hizo proezas, anunciadlas a toda la tierra; gritad jubilosos, habitantes de Sión: “Qué grande es en medio de ti el santo de Israel”. R/. EVANGELIO DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 4, 5 – 15. En aquel tiempo llegó Jesús a un pueblo de Samaría llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob. Jesús cansado del camino, estaba allí sentado Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org junto al manantial. Era alrededor del mediodía. Llega una mujer de Samaría a sacar agua, y Jesús le dice: “Dame de beber”. La samaritana le dice: “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?” – porque los judíos no se tratan con los samaritanos-. Jesús le contestó: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber le pedirías tú, y él te daría agua viva”. La mujer le dice: “Señor, si no tienes cubo y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?” Jesús le contesta: “El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna”. La mujer le dice: “Señor, dame esa agua”. Palabra del Señor. Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org SOLEMNIDAD DE SANTA TERESA DE JESÚS PRIMERA LECTURA DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA 7, 7 – 14. Supliqué y se me concedió la prudencia, invoqué y vino a mí un espíritu de sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y en su comparación tuve en nada la riqueza. No la equiparé a la piedra más preciosa, porque todo el oro a su lado es un poco de arena y junto a ella la plata vale lo que el barro. La preferí a la salud y a la belleza, me propuse tenerla por luz, porque su resplandor no tiene ocaso. Todos los bienes juntos me vinieron con ella, había en sus manos riquezas incontables, de todas gocé, porque la sabiduría las trae, aunque yo no sabía que ella las engendra todas. Aprendí sin malicia, reparto sin envidia, y no me guardo sus riquezas. Porque es un tesoro inagotable para los hombres: los que adquieren se atraen la amistad de Dios, porque el don de su enseñanza los recomienda. Palabra de Dios. SALMO RESPONSORIAL 83 R/. Mi corazón y mi carne retozan por el Dios vivo. ¡Qué deseables son tus moradas, Señor de los ejércitos! Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor. R/. Hasta el gorrión ha encontrado una casa, y la golondrina, un nido donde colocar sus polluelos: tus altares, Señor de los Ejércitos, rey mío y Dios mío. R/. Vale más un día en tus atrios que mil en mi casa, y prefiero el umbral de la casa de Dios a vivir con los malvados. R/. Porque el Señor es sol y escudo, Él da la gracia y la gloria. El Señor no niega sus bienes a los de conducta intachable. R/. SEGUNDA LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS ROMANOS 8, 14 – 17. Hermanos: Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, esos son hijos de Dios. Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos Celebremos nuestros santos www.portalcarmelitano.org adoptivos, que nos hace gritar: ¡Abba! (Padre). Ese espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de Dios; y si somos hijos, también herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo. El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. El que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios. Palabra de Dios. EVANGELIO DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 7, 14 – 18. Durante la fiesta de las Tiendas, Jesús subió al templo a enseñar. Entonces se asombraron los judíos y decían: “¿Cómo sabe éste letras si no ha estudiado?” Y Jesús les replicó: “Mi enseñanza no es mía, sino de Aquel que me ha enviado: si alguien quiere hacer su voluntad, sabrá si esta enseñanza es de Dios o si yo hablo por mí mismo. El que habla por sí mismo busca su propia gloria: pero el que busca la gloria del que le ha enviado, es sincero y no hay fraude en él”. El último día, el más solemne de las fiestas, Jesús en pie gritaba: “El que tenga sed, que venga a mí; el que creer en mí, que beba”. Como dice la Escritura: de sus entrañas manarán torrentes de agua viva. Decía esto refiriéndose al Espíritu, que habían de recibir los que creyeran en él. Todavía no se había dado el Espíritu, porque Jesús no había sido glorificado. Palabra del Señor.