Homilía del padre Damián

La lectura que acabamos de escuchar a las puertas de la nochebuena nos da una lección de Humildad y Confianza... Y nos da esa lección, precisamente " la protagonista " de este último domingo de Adviento... MARÍA...

Hoy la contemplamos a Ella que es la que mejor nos puede decir cómo preparar el Nacimiento de Jesús (en tan pocas horas):

1- María nos enseña a creer (que significa fiarnos de Dios) y como Ella abrir nuestra vida y nuestro corazón de par en par a Jesús).

2- María nos enseña a estar siempre disponibles, como Ella, que no le importó su embarazo, sino la manera con qué ayudar a Isabel.

3- María nos enseña a vivir la Alegría, la dicha de poder tener la misma suerte que tuvo Ella llevando dentro de nosotros al Señor.

Fidelidad, Disponibilidad, Alegría profunda.
Éste es el verdadero camino que lleva a Belén... la pista más clara para encontrar a Jesús, el Hijo de María...

Y es la Alegría profunda por el nacimiento de Jesús la que nos hace encender en nosotros la última vela de la Corona de Adviento: PAZ.

Sabiendo que (esta noche) será Noche de PAZ, Noche-buena ... no por lo buena que esté la comida o lo bonita que esté la casa o la mesa... sino porque en familia recordaremos (un año más) a Aquél que con su llanto vino a apagar y callar tanto llanto y tanto dolor...

¡ Qué suerte tenemos al recordar tan gran acontecimiento... ! Sólo así vale la pena desearnos y desearos... ¡¡FELIZ NAVIDAD !!