Moniciones y peticiones Tiempo de Navidad C

MISA DEL GALLO

 

 

MONICION DE ENTRADA

 

¡Venid! ¡Venid hermanos, venid! ¿No escucháis? ¡Son los cánticos de los Ángeles! ¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres que Dios ama!

¡Venid! ¡Venid, pastores, venid! ¿No lo oís? ¡Es el llanto de un Niño que llora por los que lloran y ama incluso por aquellos que ni le aman ni saben amar!

¡Venid! ¡Venid, hermanos, venid! ¡Hoy esta noche en la ciudad de Belén ha nacido el amor! ¡Hoy, donde hay pobreza y humildad, nace el amor! ¡Hoy, donde se escucha un mensaje de paz, es porque Dios ha nacido!

¡Venid, hermanos, venid! Dios, por fin, desciende desde el cielo y, en el rostro de un Niño, nos enseña su rostro de amor y de ternura, de inocencia y de perdón, de alegría y de redención.

Recibamos  a la imagen del Niño Jesús cantando. ¡Hoy es Nochebuena! ¡Aleluya, aleluya!

 

(El sacerdote entra en la iglesia –que puede estar en penumbra- sosteniendo una imagen grande el Niño Jesús. Le acompañan varios fieles –por ejemplo 12- con cirios encendidos. Al llegar al altar, precedidos del Evangeliario, se encienden las luces, se inciensa)

 

 

MONICIÓN A LAS LECTURAS

 

La luz, la salvación, la victoria del Señor se refleja, preciosamente, en el Nacimiento de Cristo en Belén. Las tres lecturas tienen en este día un punto convergente: DIOS NOS AMA. DIOS ES LUZ PARA AQUELLOS QUE LE BUSCAN. Día tras día, hoy en Belén, el Señor se entrega por el hombre. ¿Podemos esperar más de El? Escuchemos atentamente la Palabra de Dios.

 

 

PETICIONES

 

1.Por la Iglesia en este Año Santo de la Fe. Para que sea siempre portadora de esperanza y de luz. Para que lleve a los hombres una llamada a la paz y sea un camino de fe y de encuentro con Dios. Roguemos al Señor.

 

2.Tengamos un recuerdo especial, en esta noche, por los cristianos de Tierra Santa y muy especialmente por los habitantes de Belén. Para que, ellos que están cerca del lugar del pesebre, presenten nuestras oraciones e inquietudes. Roguemos al Señor

 

 

3.Por todas  nuestras familias que, en esta noche, hemos celebrado en honor de Jesucristo la cena de Noche Buena. Para que vivamos con espíritu de fe y de alegría estas navidades. Roguemos al Señor.

 

4.Por los tristes y por los pobres. Por aquellos que viven solos. Por las personas que no creen ni esperan nada de la Navidad. Para que Dios llene todo con su presencia y con su Palabra. Roguemos al Señor

 

5. Un recuerdo especial, amigos y hermanos, por aquellos que –en el cielo- están adorando y ofreciendo su canto a Dios. Por nuestros difuntos. Que Dios les conceda una Navidad gozosa en el cielo. Roguemos al Señor.

 

 

 

Día de Navidad

 

 

MONICION DE ENTRADA

 

¡Buenos días, amigos, hermanos! ¡FELIZ NAVIDAD! ¡DIOS HA NACIDO!

Nos reunimos con la misma alegría que en la Misa del Gallo: siguen escuchándose los cánticos de los ángeles; el tañido de las campanas; el rumor de los pastores: ¡HA NACIDO EL SALVADOR!

 

Todo se ha cumplido: Dios ha venido a nuestro lado. Se ha hecho hombre. Todo lo que nos prometió ha visto la luz: viene a salvarnos.

 

Sigamos celebrando con gozo santo esta Navidad: digamos sí a Jesús, si a la vida, si a la paz, si al amor de Dios, si a la fe. El Señor viene para darnos su fuerza y su valor.

 

Iniciemos esta celebración recibiendo a la PALABRA DE DIOS que, en este día, viene acompañada especialmente de luz, de incienso y con la imagen del Niño Jesús.

 

MONICIÓN A LAS LECTURAS

 

En el pesebre no solamente hay un niño: está la Palabra hecha carne. Todo ha sido realizado en nombre de Ella (de la Palabra) y, hoy, por fin…podemos ver a Dios Encarnado. En estas lecturas escuchamos como Jesús viene para salvarnos y para que todos los pueblos canten y contemplen la gloria del Señor.

 

 

PETICIONES

 

1. Por la Iglesia. Para que sea un pesebre en el que puedan los hombres y mujeres del mundo contemplar, adorar y amar al Señor. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

2. El Niño Dios nos trae la Paz. Nos preocupa la violencia en el mundo. La droga. Las leyes del aborto. Para que trabajemos especialmente por los derechos humanos. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

3. Por nuestras familias. Que en estos días potenciemos el diálogo, la sobremesa, la oración, la participación en la eucaristía y la visita a los más necesitados. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

4. Por todos los que estamos reunidos en esta misa de Navidad. Para que nadie nos robe el sentido auténtico de la Navidad. Para que salgamos de esta celebración contentos y felices de haber estado con Jesús Niño. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

5.No podemos pasar por alto a los pobres; no olvidemos a los  que no tienen medios para vivir; a los parados; a los que no quieren seguir adelante. Que sientan la presencia de un Dios que les ama en Belén. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

SAGRADA FAMILIA

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

En medio de la celebración cristiana de estas Navidades, hoy 30 de diciembre, estamos celebrando el día de la Sagrada Familia. ¡Algo bueno tiene la familia cuando Dios quiso escoger, una de ellas, para nacer y estar en medio de nosotros!

José y María representan, en el marco de la Navidad, el modelo para dibujar y llevar adelante nuestras familias: su amor, su entrega, perdón, paciencia, generosidad, alegría, fe, esperanza, etc., ¿no son motivos más que suficientes para intentar ofrecer a la sociedad una familia sana y fuerte?

Que el Señor, que cuenta con la mirada y la protección de José y de María, nos ayude a valorar, cuidar y trabajar más por nuestras familias. Iniciamos esta celebración cantando.

 

MONICIÓN A LAS LECTURAS

 

Las lecturas que vamos a escuchar en este día, nos cantan las características que ha de tener una familia: el amor, la esperanza, la fortaleza, la unión. Además, el Evangelio, nos habla que –incluso en medio de dificultades- la familia ha de salir adelante. Es en periodo de prueba donde se ve la grandeza y profundidad del amor.

 

PETICIONES

 

1. Por los padres de familia. Para que jueguen el papel que les corresponde en el hogar. Para que piensen que, aquello que dan, es lo que el día de mañana condicionará el futuro de sus hijos. Roguemos al Señor.

 

2. Por los hijos. Para que sean respetuosos con los padres. A cada tiempo su afán..dice el viejo proverbio. Para que sean receptivos a los consejos e indicaciones de los mayores. Roguemos al Señor.

 

3. Por los abuelos. Para que sepamos valorar su presencia en nuestras casas. Para que veamos en ellos la fuente de la sabiduría, el tronco donde nació lo que somos y tenemos. Roguemos al Señor.

 

4. Por las familias separadas. Para que cuenten en este día con nuestro recuerdo y oración. Para que sus problemas no sean causa de más dolor en aquellos que más cerca viven de ellos. Roguemos al Señor.

 

5. Por tantas familias que en estos tiempos de dificultades se encuentran pasando penurias económicas, morales, sentimentales o sociales. Para que siempre encuentren en los cristianos una voz amiga, una mano tendida, una palabra oportuna y un corazón abierto. Roguemos al Señor.

 

 

 

Santa María Madre de Dios –

Año Nuevo 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

Amigos y hermanos. La noche vieja ha quedado atrás. Hoy, María, como Madre de Dios y Madre nuestra, nos recibe en el día más nuevo del año 2016. ¿Seremos capaces de dejar atrás todo aquello que nos estorba para ser felices y fieles a Jesús?

Comencemos este nuevo año poniéndonos bajo la mirada de la Virgen. Además, en estas primeras horas de estos doce meses, pongamos en el pórtico de este año un deseo que es necesidad y urgencia en el mundo: LA PAZ Y EL AMOR A LA VIDA.

Que estas tres notas que hoy suenan en nuestras canciones: María, Año Nuevo y Paz, sean un motivo para vivir intensamente esta Eucaristía, que por ser la primera del año, la tenemos que celebrar como si fuera la vez primera.

Iniciemos esta celebración.

 

 

MONICIÓN A LAS LECTURAS

 

Hoy, en las tres lecturas que vamos a escuchar, se nos recuerda que la paz es fruto de la vida espiritual. Además, en la segunda y en la tercera, veremos como Jesús es el gran regalo que estamos contemplando en estas Navidades. Claro está que, para ello, hemos de cultivar la pequeñez que, por ejemplo, tuvieron los pastores. O, por ejemplo, la pequeñez que tuvo María. Que con Ella, en este día dedicado a su Maternidad, escuchemos con alegría el anuncio de estas lecturas.

 

 

PETICIONES

 

1. Por la Iglesia. Para que sea como una paloma de paz. Que vuele a todos los continentes anunciando el amor que Dios nos tiene y la paz que llegará cuando todos los hombres nos amemos. Roguemos al Señor.

 

2. Por nuestra tierra.  Que en este primer día del año 2016, crezca en nosotros nuestro apetito por la oración a favor de la paz. Roguemos al Señor.

 

3. Por los que, en este recién estrenado año, esperan algo de nosotros, de la suerte, de Dios, del trabajo, de la salud, de los hijos, del estudio, de la iglesia….para que puedan alcanzar aquello que es necesario para su progreso espiritual y material. Roguemos al Señor.

 

4. Por todo lo que, en el año pasado, no hemos realizado bien de palabra o de obra (hagamos un breve silencio) …..para que procuremos superar esos obstáculos y ser en este año 2016 unas buenas personas y unos ejemplares cristianos. Roguemos al Señor.

 

5. No olvidemos a los pobres; a los que terminaron el año siendo pobres y lo han iniciado también así. Y, ¡cómo no! recordemos igualmente a nuestros familiares difuntos. Que, en el cielo, intercedan para que vivamos un año en paz y en armonía con Dios. Roguemos al Señor.

 

6. Y, finalmente, un recuerdo por la Virgen María. Que unidos a Ella sepamos dar testimonio del amor de Dios y que no olvidemos que, a Jesús, hay que seguirle todos y cada uno de los días del año, en todas las horas y semanas de cada mes. Roguemos al Señor.

 

 

EPIFANÍA  DEL SEÑOR

 

 

MONICIÓN DE ENTRADA

 

Buenos días (buenas tardes), hermanos y amigos!  Hoy, y después de haber recibido tantos regalos, en el silencio de la noche, acompañamos a los Reyes Magos en lo que fue grande y valiente en ellos: ¡DEMOS VOZ A ESTA GRAN NOTICIA! ¡DIOS HA NACIDO!

 

Que nuestras personas, además del incienso, oro y mirra, sean las mejores ofrendas para que el Niño Dios, que no puede caminar; el Niño Dios que no puede hablar o el Niño Dios que todavía no puede expresarse, cuente con colaboradores para que su Reino, su mensaje y su luz llegue a todos los rincones de la tierra.

Nos ponemos de pie

 

MONICIÓN A LAS LECTURAS

 

La Palabra de Dios, en este día, es el mejor regalo de Dios y de los Magos. Tres lecturas que nos van a dar luz para no perder el ánimo, para aprovechar la gracia que Jesús nos trae en un humilde pesebre y, sobre todo, la llamada a adorar con todas las consecuencias al que es Dios y como consecuencia a dar razón y testimonio de su presencia en medio del mundo. Que nuestra atención sea nuestra mejor acogida al gran regalo de la Palabra de Dios.

 

PETICIONES

 

1 Como los Magos también nosotros, en este día, nos hemos presentado aquí preguntando por Jesús. Que nunca, con toda la Iglesia, dejemos de interpelarnos por la presencia de Jesús en nuestras vidas. Roguemos al Señor.

 

2. Como los Magos, en diversos momentos de la vida, hemos visto la estrella de la fe. Que esta Navidad y este Año Nuevo, nos ayuden a no perder nuestra amistad con Dios y a crecer en su conocimiento como fruto de este Año de la Fe. Roguemos al Señor.

 

3. Como los Magos, nos hemos puesto en camino. Que avancemos como cristianos por las sendas que conducen a Belén. Es decir: al perdón, al amor, la paz, la alegría o la fraternidad. Roguemos al Señor.

 

4. Como los Magos, que adoremos a Dios, no solamente en espíritu, sino también físicamente, con nuestras palabras y acciones. Roguemos al Señor.

 

5. Como las Magos, también nosotros hemos abierto el cofre del corazón para Jesús. Que le demos en este día: el oro de nuestro reconocimiento como Rey, el incienso de nuestro homenaje como Dios y la mirra por la humanidad con la que viene hasta nosotros y el sufrimiento que le espera. Roguemos al Señor.