Mensaje del párroco para ti que entras en la Iglesia o formas parte de esta gran comunidad cristiana

Mi querida Comunidad y todo aquel que entra a este lugar sagrado, Casa de Dios:

¡¡Feliz Navidad!! 

   Dios se ha hecho amigo del hombre, amigo íntimo, amigo inseparable, entregándose al amparo de lo humano, haciéndose pequeño, frágil, carne humana, uno de los nuestros.

   El Señor ya no es solo el Señor, es el Hermano, el Amigo. Cristo nace en un mundo que le esperaba con ansia. Hoy, Cristo vuelve a nacer, pero en un mundo que no le espera, en el que no es bienvenido ni deseado, en el que es perseguido con nuevos Herodes de nuestro tiempo. Jesús es un inmigrante que viene de Egipto buscando un lugar donde vivir. Ese lugar privilegiado debe ser tu vida. 

    Tu eres la casa de Dios a la que Cristo está llamando a la puerta. Si no te acobardas, si le das tu tiempo, si le buscas, le encontrarás, y entonces cambiará tu vida, alegrará tu corazón. Cristo viene pobre, para enriquecerte con su pobreza y despojarte de todo lo que te ata a este mundo y te provoca el sufrimiento. Dios ha venido a liberar esclavos. Esclavos del pecado, y sólo Él tiene la gracia del Espíritu Santo que abre los corazones, que ilumina nuestros más oscuros recovecos. Sólo el puede hacernos recobrar la vista del corazón.

   Unete al Belén como una oveja más, como los pastorcillos o como la mula y el buey, cada uno con sus peculiaridades, pero únete a este niño, todo el año. Ve sustituyendo las duras pajas del pesebre por tus buenas obras de misericordia, por tu confesión frecuente, por tu intensa oración diaria, por tu empeño por dejarle Jesus cambiarte. 

     Llena el pesebre de tu amor, para que Cristo pueda recibir lo mejor de ti. Se capaz de perdonar en tu familia, a tus amigos, a tus enemigos.

     Vive en familia como nunca, desde la paz, desde la comprensión, muy unido a la mano misericordiosa de Dios que siempre espera, siempre perdona, porque con Dios todo se puede conseguir.

   Recuerda que solo acogiendo al Señor en tu propio ser, podrás ser cristiano y feliz... Dale a Jesús el mejor regalo...:Tú.

¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo!

Con profundo afecto.

Damian, tu párroco y amigo.

 

image1.JPG