Celebración del Miércoles de Ceniza con los niños

 

Ambientación

 

En un mural o corcho hacer un círculo grande que ponga en su interior “Dios es amor” y después monigotes (esos de las inocentadas) sueltos alrededor. Así estará el mural hasta la hora de la imposición de la ceniza que es cuando se irán poniendo alrededor de círculo unidos por las manos. Para ello es mejor hacer el montaje total y después recortar para que nos encaje. (si no lo he dejado claro dímelo y te envío el dibujo por fax).

         Los monigotes al principio están separados (todos nos alejamos de Dios y de los demás. Al final, están todos unidos a Dios y entre sí).

 

Canto de entrada: En su mesa hay amor

 

Saludo de introducción

 

(sacerdote o niño/a)

Dios es amor. Si queremos de verdad a los demás, Jesús vivirá dentro de

nosotros, pero siempre tenemos el peligro de querernos más a nosotros mismos y a nuestros caprichos que a los demás. Cuando pasa eso, Jesús no puede vivir del todo a gusto en nuestro corazón. Si le echásemos del todo, estaríamos como muertos. Lo normal es que sólo le echemos un poquito: entonces Jesús está incómodo en nosotros, y nosotros estamos enfermos, pachuchos.

         Cuaresma significa 40 días. Es un tiempo que dura hasta la Semana Santa y en el que intentaremos vivir varias cosas:

·        Conocer a Jesús más a fondo y conocer su mensaje que él nos invita a vivir.

·        Conocernos a nosotros mismos más a fondo y descubrir por qué estamos pachuchos, cuál es nuestra “enfermedad” de corazón.

·        Conocer el remedio para ponerlo en práctica, de modo que Jesús esté cómodo en nosotros y nosotros seamos felices para hacer felices a los demás.

Hoy, miércoles de Ceniza nos reunimos para celebrar todos juntos el comienzo de estos 40 días mediante el símbolo de la ceniza.

 

Peticiones de perdón

 

Vamos a hacer juntos algo que los cristianos han hecho siempre desde hace muchos siglos: pedir perdón a Dios. Es verdad que podemos pedir perdón a Dios a solas en cualquier momento, pero esta mañana es especial, porque lo hacemos juntos, de una manera solemne y oficial, como hermanos que se reúnen junto al Padre. Jesús está de un modo también especial con nosotros y nos perdona si de corazón le pedimos perdón. (la puede leer el sacerdote o un niño/a)

 

 

Canto de perdón o antífona después de cada petición.

 

·        Porque nos hemos portado mal en casa.

·        Porque hemos peleado entre nosotros.

·        Porque hemos sido perezosos a la hora de estudiar o de ayudar a los demás.

·        Porque a veces no decimos la verdad temiendo quedar mal.

·        Porque a veces dejamos de hacer el bien que podríamos perfectamente hacer.

 

(si alguno quiere pedir perdón en voz alta lo puede hacer)

 

 

Imposición de la Ceniza

 

Se acerca desde detrás el recipiente de la ceniza mientras se lee:

 

Cuando quemamos algo ¿qué queda? CENIZA.

Las cenizas son nuestros egoísmos y enfermedades: peleas, mentiras, pereza en el estudio, falta de cariño y respeto nuestro padres...

La ceniza significa que todo lo anterior lo hemos quemado y que queremos que nazca en nosotros algo nuevo: la paz, la amistad, la solidaridad, el amor, la dulzura, la comprensión...

 

Bendición de la ceniza y de los niños

 

Sacerdote: Vamos a quedarnos unos momentos en silencio para rezar pidiéndole a Dios, nuestro Padre, que nos mire con cariño a todos los aquí reunidos y bendiga con su amor esta ceniza que vamos a imponer en nuestra frente como signo de nuestro deseo de cambiar y dejar nuestras actitudes cómodas y egoístas.

(breves momentos de silencio)

 

Padre nuestro, cuando somos sinceros reconocemos sencillamente nuestros defectos sin intentar disimularlos, tú nos miras con cariño de Padre. Míranos aquí reunidos y bendícenos a todos para que este símbolo de la ceniza no se quede sólo en un juego, sino que sea verdadero símbolo del esfuerzo que queremos hacer esta Cuaresma par conocer más a Jesús, a nosotros mismos y llegar a ser como tú quieres que seamos.

 

ORACION INICIAL: (la reza el sacerdote o guía y la repiten los niños) 

Jesús, amigo nuestro, hoy venimos a pedirte un corazón de carne, que nos ayudes en este tiempo a escuchar tu voz para saber lo que Tú quieres que hagamos. 

Queremos parecernos a Ti y ser muy buenos amigos tuyos, ayúdanos. 

ORACION FINAL 

Te pedimos Jesús, que nos ayudes a saber perdonar a los demás, a ayudar a todos los que nos piden ayuda, a obedecer, a ser cada día más amigos tuyos.

 

 

Introducción (Tres niños/as, ayudados por el maestro/a)

 

Lector 1: Esta es la fiesta que los cristianos llamamos "de la ceniza". Con esta celebración entramos en un tiempo importante: la Cuaresma. Son 40 días para preparar las fiestas de la muerte y la resurrección de Jesús. ¿Cómo podemos prepararnos?

Lector 2: Si tomas en tus manos un poco de ceniza y soplas, verás cómo se desparrama. La Cuaresma es ese tiempo en el que queremos reducir a ceniza todo lo que nos impide ser buenos, como Jesús quiere de nosotros.

Lector 3: Podríamos reducir a ceniza lo que nos impide ser amigos, el egoísmo, el mal genio, la tristeza, la pereza, la falta de amor, la falta de respeto a los demás... para que ese polvo que se posa en nuestros corazones y nos impide ser buenos, se vuelve bien lejos.

 

 

Rito Penitencial (Celebrante)_____________________________________________________

 

La Cuaresma es tiempo de mirar dentro de nosotros para ver nuestro pecado y pedir perdón a Dios por lo que hacemos mal. Si de verdad nos arrepentimos, Él, que es un Padre bueno, nos perdonará.

 

Oración (Celebrante)

 

Señor Jesús, danos luz para ver lo que no es bueno en nosotros y ayúdanos a elegir el buen camino, que nos hará felices a nosotros y a los demás. Danos tu fuerza y haznos valientes y ven con nosotros en esta marcha que es la Cuaresma.

 

Bendición de la ceniza (Celebrante)

 

Señor, que nos ofreces la oportunidad de la Cuaresma para cambiar y ser mejores, dígnate bendecir esta ceniza que vamos a imponer sobre nuestras cabezas. Que el polvo de la ceniza sea símbolo de todo lo que queremos que desaparezca de nuestras vidas: el odio, el rencor, la violencia, la falta de respeto a los otros, el egoísmo. Ayúdanos a abrir nuestros corazones al amor de Jesús.