Bendición de los Ramos

BENDICIÓN DE LOS RAMOS

 

Parroquia Ntra Sra del Carmen

 

Fuengirola

 

MONICIÓN EN EL PARQUE

 

Comenzamos esta celebración, bendiciendo las palmas y los ramos para conmemorar la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén.

 

Con ramos y palmas, con cánticos y aclamaciones, queremos expresar nuestra actitud de fe, conversión y adhesión a Jesucristo.

 

Escuchemos ahora la Lectura de la Palabra de Dios

 

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 21, 1-11

 

Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, junto al monte de los Olivos, Jesús mandó dos discípulos, diciéndoles:

-- Id a la aldea de enfrente, encontraréis enseguida una borrica atada con su pollino, desatadlos y traédmelos. Si alguien os dice algo, contestadle que el Señor los necesita y los devolverá pronto.

 

Esto ocurrió para que se cumpliese lo que dijo el profeta: "Decid a la hija de Sión: 'Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de acémila'."

Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y el pollino, echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. La multitud extendió sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada. Y la gente que iba delante y detrás gritaba:

-- ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!

 

Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad preguntaba alborotada:

-- ¿Quién es éste?

La gente que venía con él decía:

-- Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea.

        

                                                     Palabra del Señor

 

BENDICIÓN DE LOS RAMOS:

 

Oremos. Dios y Señor nuestro, bendice X estos ramos, y, a cuantos vamos a acompañar a Cristo aclamándolo con cantos; concédenos entrar en la Jerusalén del cielo guiados por Él. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

MONICIÓN A LA PROCESIÓN

 
El sentido de la procesión es acompañar a Jesús, pero no sólo en este momento.

 

Este “acompañar a Jesús” lo hacemos realidad en la cercanía con los crucificados de la tierra, con los que sufren a causa de las guerras, de las injusticias, del hambre…; esto es, en el compromiso concreto y real con cuantos siguen sufriendo hoy en nuestro mundo. Caminemos junto a Jesús, para aprender de Él.

 

Procesión y cantos

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::