Domingo II de Pascua C

 

7 cosas que has de saber sobre la fiesta de la Divina Misericordia

Lecturas Domingo 2º Pascua C

 

4 de abril: Anunciación del Señor

Impedida el 25 de marzo por ser Viernes Santo, esta solemnidad se traslada al primer día posterior que pueda celebrarse, es decir, acabada la Octava de Pascua, que tiene también grado de solemnidad.

El Evangelio de Lucas domina el misterio que celebramos, con el encuentro del arcángel Gabriel con la Virgen María. El fiat de la Virgen estaba ya dibujado en la profecía de Isaías, en la primera lectura. En el salmo, como en la segunda lectura, la liturgia sigue la interpretación de poner las palabras “Aquí estoy para hacer tu voluntad” como expresión del deseo del Verbo, en el seno de la Trinidad, de acoger la voluntad del Padre y acepar su abajamiento. Para llevar a cabo ese misterio de obediencia, el Hijo recibe un cuerpo de María.

La oración colecta nos permite entrar en la teología de la encarnación del Hijo de Dios: Cristo es Dios verdadero y hombre verdadero, y esa confesión de fe hace que nosotros recibamos, en nuestra verdadera humanidad, verdadera divinidad. Esta misma confesión repetimos en la oración después de la comunión. En este día, además, esta confesión en el Credo hace que nos pongamos de rodillas, en señal de adoración del misterio de la encarnación por la venida del Espíritu Santo sobre María.